Archivo en peligro

Rescate del Archivo del Obispado de Ancud: preparativos para su traslado al Museo Regional de Ancud.

Vista de parte de los libros y documentos que se encontraban listos para el traslado. (Archivo CNCR, Hortuvia, V. 2020)

Vista de parte de los libros y documentos que se encontraban listos para el traslado. (Archivo CNCR, Hortuvia, V. 2020)

Vista de parte de los libros y documentos que se encontraban listos para el traslado. (Archivo CNCR, Hortuvia, V. 2020)

Durante la semana del 27 de enero del 2020, parte del equipo de la Unidad de Patrimonio Gráfico y Documental (UPGD) realizó un viaje a la ciudad de Ancud, para trabajar en el rescate de una parte importante del archivo del Obispado de la misma ciudad. Este acervo, que se encontraba en riesgo debido a las precarias condiciones de almacenamiento, fue recibido por el Museo Regional de Ancud, el que será responsable de su preservación luego de la firma de un convenio de comodato entre el Obispado y el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural.

21/04/2020

Fuente: Centro Nacional de Conservación y Restauración

El archivo histórico del Obispado de Ancud posee un gran volumen de documentos que da cuenta del desarrollo de la ciudad y otras zonas de Chiloé. Su documentación abarca desde el año 1700 hasta 1953 y registra los nacimientos, casamientos y muertes ocurridas en Ancud y alrededores, siendo una importante fuente histórica. Este acervo, sobreviviente de catástrofes como incendios y terremotos, se encontraba en riesgo, debido a que el lugar donde se almacenaba no cumplía con las especificaciones técnicas adecuadas para asegurar su preservación. La alta humedad relativa y la falta de ventilación, fueron algunos de los agentes que facilitaron la proliferación de hongos y la aparición de insectos xilófagos que afectaron a los libros más antiguos, encuadernados con pergamino y escritos con tinta ferrogálica. Debido a esto, el año 2016, el Obispado de Ancud solicitó una evaluación del estado de conservación del archivo a profesionales de las Unidades de Patrimonio Gráfico y Documental (UPGD) y de Patrimonio Construido y Escultórico.

Desde ese momento se comenzó la búsqueda de un lugar idóneo donde poder almacenar adecuadamente el archivo y de los recursos necesarios para llevar a cabo esta tarea.

Durante el mes de enero de este año se pudo concretar este anhelo, luego de la firma de un convenio entre el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural y el Obispado que entregó el archivo en comodato al Museo Regional de Ancud, a cargo de su directora, Marijke Van Meurs.

Durante la semana del 27 de enero, Cecilia Rodríguez, jefa de la UPGD y Vianka Hortuvia, conservadora de la misma unidad, viajaron a la ciudad de Ancud para llevar a cabo el acondicionamiento del archivo para su traslado. Las tareas de rescate se desarrollaron en dependencias del Obispado y se contó con la colaboración del Obispo de Ancud, Monseñor Juan María Agurto Muñoz, el encargado del Archivo Jesuita, hermano René Cortínez, Sj, y dos integrantes del equipo del Museo Regional de Ancud, Sandra Santana y Magaly Otey. Las profesionales, fueron capacitadas por el equipo del CNCR para efectuar las tareas de desinfección y limpieza del material afectado por hongos, y en el registro de los libros y documentos que conforman el archivo.

Al final de esa semana se logró el objetivo de la visita y el archivo quedó en condiciones de ser trasladado al depósito especialmente acondicionado para su resguardo, hecho que ocurrió en el mes de febrero.

Galería de imágenes

Recursos adicionales

Materias: Archivos - Conservación y restauración - Historia - Religión
Palabras clave: Obispado de Ancud
readspeaker